Ir al contenido principal

El poder que oculta, miente y engaña

Por Rosana Mazur y Violeta Osorio

En nuestro país hay un cuerpo legal muy amplio sobre los derechos y obligaciones, tanto de lxs ciudadanxs comunes como de quienes ejercen algún cargo y de las instituciones. Desde el Presidente de la Nación hasta el/la última/o empleada/o estatal, como toda la comunidad, la responsabilidad de velar por el cumplimiento de las leyes es ineludible, no hacerlo es lisa y llanamente accionar en contra de la ley.

Por otra parte, social y culturalmente hay quienes por su rol y quehacer tienen y ejercen mayor poder sobre la ciudadanía, no sólo por los cargos públicos que ostentan, sino también por el lugar que la sociedad les habilita, y justamente los médicos conllevan este poder. Ahora, en un estado peor que ausente, absolutamente negador de la realidad, ellxs que deberían ser “custodios” del “buen hacer”, del buen tratar,  del “no dañar” se encargan sistemáticamente de lo contrario y no solo haciendo uso y abuso de ese poder adquirido sino contrariando las leyes y obrando fuera de las mismas una y otra vez. En este marco, no son personas aisladas “descarriadas”, NO, son parte de un sistema hegemónico, perverso, corporativo, profesional y político que ejercen su poder por “fuera de la ley”. No hay medias tintas, no hay tibiezas, por el contrario existe un acuerdo implícito desde todos los estamentos del poder jurídico, legislativo, ejecutivo y corporativo que habilita todos y cada uno de los atropellos a los derechos ciudadanxs y por supuesto los deja impunes

Por años, el sistema médico hegemónico y lxs profesionales que lo componen se han dedicado a poner trabas en la correcta articulación entre el parto planificado en domicilio y las instituciones en casos de traslado o derivación. Trabas que se materializan en las conductas aleccionadoras y en una constante discriminación a las que son sometidas las mujeres, sus hijxs y familias cuando requieren del ingreso a la institución. Trato deshumanizado, mentiras sobre su real estado de salud o el de su hijo/a, demoras en la atención, sobre intervención y/o medicalización, etc. Todo esto solo en nombre de “no estamos de acuerdo con el parto planificado en domicilio”, como si el acceso a nuestros derechos y el resguardo de nuestra salud y bienestar fuera una cuestión de pareceres o acuerdos.

Es lógico y absolutamente aceptable disentir en muchos aspectos, pero de ninguna manera se puede ni debe abandonar, violentar, avasallar a las personas y sus derechos haciendo uso y abuso de poder. Acá no se trata de estar de acuerdo o no, de defender un modelo u otro. Acá hay una explícita ideología perversa de privar ilegal e ilegítimamente de sus derechos a la población.

No garantizar la salud “rasgándose las vestiduras”, poniéndose en pie de guerra, aduciendo un poder que cada vez tiene más muertes en su haber (debajo de la alfombra), excluyendo a la población toda y cercenándoles los más elementales derechos humanos es la realidad imperante y aberrante que sostienen (desde el poder) quienes se suponen tienen el deber moral y legal de proteger nuestro bienestar y acceso a derechos. Esta postura, que el sistema médico y sus corporaciones tiene y ejerce, no solo es retrógrado e inconducente, sino que es literalmente cómplice de abandono, violencia y muerte.

Entonces, si desde el sistema no se atienden, legal y correspondientemente a quienes tienen alguna diferencia o dificultad o discrepancia o desacuerdo con los efectores de salud y no se arbitran los medios para la fluidez de dicha atención, este sistema es responsable ineludiblemente del costo social, legal, penal o que correspondiera en todos y cada uno de los estamentos mencionados. Para que se entienda cabalmente: la ilegalidad de sus actos corre por cuenta del sistema, del Estado, de las corporaciones y de las personas que incurran en estos actos. Y en ello, no solo van los derechos sino la vida misma.

Podemos, y de hecho lo hacemos y seguiremos haciendo, una y otra vez mostrar cifras, estudios científicos, podemos mostrar realidades distintas surgidas de la epidemiología local, pero no es ingenua la vocación de NO-Lectura o ignorancia de los mismos, la decisión de avasallamiento de los derechos de las mujeres/niños/familias todas, es una cuestión político-ideológica que se inserta en lo más profundo de nuestra cultura de sometimiento patriarcal, representado, en este caso, por el Sistema Médico Hegemónico amparado y protegido por los poderes del Estado.

Es indispensable y urgente que el Estado en toda su expresión se haga cargo y responsable de la realidad existente, tomando la nutrida experiencia social, médica y científica local e internacional que existe, mal que les pese, y que seguirá existiendo. Es tomar “el toro por las astas” para construir una salud inclusiva y de excelencia, para resguardar, valer y hacer valer los derechos constituidos como sociedad.

Hacemos responsables absolutos al Estado en su conjunto, a la comunidad profesional con sus organismos y asociaciones, a las empresas prestatarias de la Salud de este compromiso.

En este marco, son muchas las acciones y transformaciones que hay que realizar, tanto a corto (inmediato) como largo plazo y es indispensable iniciarlas ya!!! El paso inicial ineludible es el compromiso es el reconocimiento de los distintos modelos de atención existentes y crear las instancias necesarias para hacer viable la articulación fluida entre los mismos y atendiendo a todas y cada una de sus necesidades.

Argentina posee una extensa red de instituciones como no hay en otro país del continente, posee una gran cantidad de profesionales a lo largo y ancho del territorio, lo único que se necesita es la voluntad de decisión política de realizar esta tarea mancomunada sin prejuicios ni miedos infundados, sin ostentación de poder por sobre el objetivo y concepto de SALUD.

¿Existen antecedentes de este pedido/reclamo? SI. Desde hace varios años, desde distintas agrupaciones, tanto de profesionales como de mujeres y familias se han elevado pedidos de reunión, redactado proyectos de ley, generado espacios de trabajo común para construir los mecanismos correctos de articulación. Sin ir más lejos y como una más de nuestras acciones en el 2015 enviamos al Ministerio de Salud de Argentina una propuesta de regulación para el modelo de atención domiciliaria, la cual no sólo fue recibida, sino que contó con adhesiones y apoyo de la comunidad y gracias a la cual fuimos convocadas como agrupación.

Dentro del seno mismo del Ministerio de Salud de la Nación se comenzó a esbozar un documento de recomendaciones nacionales redactado por todos los actores referentes (autoridades, profesionales de la salud, representantes de la comunidad). En este, se fueron volcando las necesidades e inquietudes previsibles a fin de llegar consensuar la mejor estrategia posible para garantizar todas y cada una de las necesidades básicas requeridas.

Esta iniciativa, por razones de público conocimiento quedó trunca a partir del cambio de gestión política. Retomar este camino es indispensable si queremos materializar salud y derechos. La persecución que desde el sistema médico hegemónico han instalado, amparándose en la impunidad social de la que gozan no sólo vulnera gravemente derechos y leyes vigentes, sino que está poniendo en riesgo físico, emocional y psicológico a las mujeres, sus hijxs y sus familias.


FORTALEZA'85

Rosana Mazur, Marcia Cortese, Violeta Osorio, Andrea Paz, Bárbara Lorenzo, Francisco Saraceno

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Peligra el Parto Planificado en Domicilio

Ha llegado a nuestro conocimiento que el miércoles 27 de junio, se tratará en la Cámara de Diputados de la Nación (reunión de Asesorxs) un nuevo anteproyecto de ley de las incumbencias de las Licenciadas en Obstetricia. El mismo, como en los anteproyectos anteriores deja fuera de las incumbencias de las mismas la asistencia en domicilio y casas de parto. Un atentado directo contra las mujeres y familias que elegimos este modelo de atención y lxs profesionales (mayoría mujeres) que nos garantizan atención. Es evidente una vez más la carga misógina y machista de quienes legislan en contra de las necesidades y autonomía de las mujeres.
Lxs invitamos a enviar la siguiente carta a lxs diputadxs de las comisiones en las cuales tiene giro este anteproyecto para manifestar su repudio frente al reiterado avasallamiento sobre nuestro derecho a elegir cómo, dónde y con quién parir. Quienes quieran escribir pueden usar el modelo de carta que subimos o redactar una propia , lo que siempre sugerimos…

Un obstetra, una mujer en trabajo de parto y un baile que hacen furor

Desde hace algunas semanas circula por facebook un videodonde un obstetra y una mujer en trabajo de parto bailan juntxs (o eso parece a simple vista) con la mejor intención de ayudar al desarrollo del trabajo de parto. Un vídeo que ha sido viralizado, aplaudido y que ha emocionado a más de unx.
Sin embargo, más allá del hecho de que por supuesto es mucho “mejor” pasar el trabajo de parto bailando que confinada a una cama, no deja de ser el mismo paradigma operando con una lavada de cara. Para detectarlo es tan sencillo como realizar algunas preguntas: ¿Quién es el/la protagonista en esta escena?, ¿quién elige qué movimientos hacer?, ¿quién mira a quién para saber qué hacer y cómo seguir?. Las respuestas están en el video, esta escena se trata del obstetra y lo maravilloso que es; es él quien dirige el baile, quien marca los movimientos y es ella quien lo mira atentamente para seguir un ritmo, un movimiento y un paso que le es marcado desde afuera.

Y sigamos con las preguntas: ¿Cuál es …

El posicionamiento frente al Parto Planificado en Domicilio es una cuestión política

Informe realizado por Andrea Paz y Violeta Osorio
La comunidad médica y científica de Argentina basa su postura frente al parto planificado en domicilio en estudios que han sido rebatidos por considerarse defectuosos, con errores metodológicos y limitaciones que comprometen seriamente su confiabilidad. ¿Por qué, aunque este hecho es conocido dentro de las sociedades científicas, siguen basándose en evidencia refutada?, ¿qué intereses están en juego?
El 25 de febrero del presente año, la Ministra de Salud de Entre Ríos Sonia Velázquez, junto a la presidenta del Colegio de Obstetras y el presidente de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Entre Ríos se pronunciaron en contra del parto planificado en domicilio sosteniendo que triplican los riesgos de complicaciones del binomio maternofetal.
Fuente: https://ahora.com.ar/preocupa-rios-la-practica-partos-domiciliarios-n4140937
(en cursiva las declaraciones de la Ministra y lxs presidentxs del Colegio de Obstetras y la Sociedad de Obstetr…