Ir al contenido principal

¿Qué evidencia el modelo de atención perinatal dominante?

En Fortaleza´85 tenemos como eje fundacional de trabajo la salud perinatal y sus derechos. Desde la convicción de que el actual modelo de atención dominante no construye sus prácticas según parámetros médicos  y /o científicos, sino que las ejecuta desde elecciones adoptadas a partir de  un marco político-cultural patriarcal.

Esto significa que la realidad imperante en las salas de parto, no se debe a que falten avances médicos que hagan de estos procesos un evento más “amable”, ni que falte evidencia científica que demuestre que el actual modelo de atención intervencionista y ejecutor de violencia obstétrica es nocivo para la mujer, su hijx y su familia.  Sus bases se asientan en las creencias y paradigmas culturales que nos rigen, y tienen un fuerte significado político y sobre la subjetividad de la mujeres, en tanto y en cuanto reproducen mecanismos de control sobre ellas y sus hijxs y evidencian como socialmente aún se pone sistemáticamente en duda la capacidad de las mujeres de ejercer autonomía y soberanía sobre sus cuerpos, su derecho a decidir y elegir.

El mensaje subyacente de la atención perinatal dominante es que las mujeres seguimos siendo objetos y no sujetas de derechos y por ende requerimos de la tutela del varón, el estado y/o el/la profesional de la salud para que tomen decisiones en nuestro nombre. Más allá de las leyes y el discurso políticamente correcto, la asistencia obstétrica, demuestra hasta que punto seguimos siendo consideradas ciudadanas de segunda y que nuestro bienestar físico, emocional y psicológico está relegado a un último plano.

Es por esto que, aunque tomamos como tema de estudio las construcciones y prácticas en torno al embarazo, parto y posparto, no lo hacemos sólo por el parto como hecho concreto, puntual y aislado sino por todo aquello que el mismo revela sobre la realidad social a la que seguimos siendo sometidas las mujeres y los mecanismos de control y dominación a los que somos expuestas.

Si vamos a una sala de parto y tomamos la imagen que damos como universal y fija: una mujer acostada, con las piernas abiertas y posiblemente atadas, (posición cuya única razón de ser es brindar comodidad al equipo obstétrico aún a costa del bienestar y necesidades emocionales y fisiológicas de la mujer y el/la bebé), enchufada a un suero colocado por rutina y no por necesidad , (como si fuera un cordón umbilical a la institución, con el mensaje implícito que esto trae de que su supervivencia y salud dependen de la intervención médica), privada de su voz y de la expresión de sus necesidades, emociones y deseos que serán siempre tomados por caprichos, pedidos ridículos producto de su estado hormonal y su emocionalidad susceptible y débil. Sin poder ejercer  potestad sobre su hijx y su salud, considerándola egoísta e inconsciente por no pensar en el bienestar de su hijx, si osa exigir sus derechos. Sometiéndola a  ella y a su bebé a prácticas innecesarias, invasivas y crueles tan sólo porque lxs profesionales creen que es lo mejor, aunque la evidencia científica demuestre lo contrario.

En el modelo de atención impera la creencia que los procesos sexuales y reproductivos de las mujeres son patologías que deben ser tratadas y nuestros cuerpos son asumidos como maquinaria fallada. Es en estos procesos además,  donde más se nos exige aquellas características para las que hemos sido socializadas, ser “buenas chicas”; obedecer sin cuestionar; no ser escuchadas, ni vistas, actuar como si no estuviéramos; tener un alto registro de las emociones y necesidades de lxs otrxs en detrimento de las propias y por supuesto estar dispuestas al sacrificio y abnegación materna.

Es interesante notar incluso, que para algunas mujeres el encuentro percibido como el más brutal y descarnado con la violencia machista fue durante la atención obstétrica, fue en sus partos donde sintieron la apropiación y dominación cruel sobre sus cuerpos y la total desestimación de su autonomía, necesidades y expectativas.

El modelo de atención perinatal dominante es sin lugar a dudas un proceso de violación y vulneración sistemática sobre las mujeres y sus hijxs con total legitimación y naturalización social.  Es por esto, que desde nuestra agrupación denunciamos enfáticamente este modelo, por ser no solo perjudicial, violento, obsoleto y iatrogénico para con las mujeres y sus hijxs, y atentar constantemente sobre su bienestar físico, emocional y piscológico, sino porque sus prácticas cotidianas naturalizan e incluso legitiman la violencia a la que somos sometidas las mujeres en la sociedad patriarcal en la que estamos inmersxs. Y eso es un problema socio-cultural y político que nos involucra a todxs.





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Peligra el Parto Planificado en Domicilio

Ha llegado a nuestro conocimiento que el miércoles 27 de junio, se tratará en la Cámara de Diputados de la Nación (reunión de Asesorxs) un nuevo anteproyecto de ley de las incumbencias de las Licenciadas en Obstetricia. El mismo, como en los anteproyectos anteriores deja fuera de las incumbencias de las mismas la asistencia en domicilio y casas de parto. Un atentado directo contra las mujeres y familias que elegimos este modelo de atención y lxs profesionales (mayoría mujeres) que nos garantizan atención. Es evidente una vez más la carga misógina y machista de quienes legislan en contra de las necesidades y autonomía de las mujeres.
Lxs invitamos a enviar la siguiente carta a lxs diputadxs de las comisiones en las cuales tiene giro este anteproyecto para manifestar su repudio frente al reiterado avasallamiento sobre nuestro derecho a elegir cómo, dónde y con quién parir. Quienes quieran escribir pueden usar el modelo de carta que subimos o redactar una propia , lo que siempre sugerimos…

El posicionamiento frente al Parto Planificado en Domicilio es una cuestión política

Informe realizado por Andrea Paz y Violeta Osorio
La comunidad médica y científica de Argentina basa su postura frente al parto planificado en domicilio en estudios que han sido rebatidos por considerarse defectuosos, con errores metodológicos y limitaciones que comprometen seriamente su confiabilidad. ¿Por qué, aunque este hecho es conocido dentro de las sociedades científicas, siguen basándose en evidencia refutada?, ¿qué intereses están en juego?
El 25 de febrero del presente año, la Ministra de Salud de Entre Ríos Sonia Velázquez, junto a la presidenta del Colegio de Obstetras y el presidente de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Entre Ríos se pronunciaron en contra del parto planificado en domicilio sosteniendo que triplican los riesgos de complicaciones del binomio maternofetal.
Fuente: https://ahora.com.ar/preocupa-rios-la-practica-partos-domiciliarios-n4140937
(en cursiva las declaraciones de la Ministra y lxs presidentxs del Colegio de Obstetras y la Sociedad de Obstetr…

¿Quién es el Parto en Casa?

Por Rosana Mazur, Violeta Osorio, Marcia Cortese
Por prejuicios, desconocimiento y miedo, el Parto Planificado en Domicilio (PPD) es siempre cuestionado. Se lo toma como un “fenómeno” en respuesta a una realidad institucional y no como modelo de atención integral, una opción completa en sí misma. Sistemáticamente se lo considera desde una única óptica: en función de la realidad institucional. Se toma como referencia universal el parto institucional y desde ese espectro se mira y evalúa el parto planificado en domicilio.
Esto conlleva un doble estándar en cualquier apreciación: todo lo que suceda dentro de una institución se asume “inevitable” y es el lugar adecuado y único donde la vida es resguardada; en cambio, al PPD se le exige riesgo cero o 100% de garantía. Es un mandato sociocultural preestablecido. También de ello se desprende la falsa idea de que la única razón por la que existe el PPD es para evitar una realidad institucional hostil e intervencionista, siendo esto un simplism…