Ir al contenido principal

Lo básico e indispensable en un Parto Planificado en Domicilio

Por Violeta Osorio, Rosana Mazur y Marcia Cortese


El Parto Planificado en Domicilio es un modelo de atención que ha demostrado ser seguro y favorecer la salud y el bienestar de que quienes lo eligen. Sin embargo como todo modelo de atención, como toda opción en salud, tiene un marco en el cual se basa esa seguridad y viabilidad. No todo parto que ocurre en una casa o fuera de una institución forma parte de este modelo de atención, y su seguridad se relaciona con que se cumplan una serie de requisitos básicos.

Ante todo, es importante aclarar por qué hacemos tanto énfasis en diferenciar Parto Planificado en Domicilio de cualquier nacimiento que ocurre en casa y por qué también tanto énfasis al hablar de "modelo de atención".
La mujer/familia posee legítimo derecho de elegir cómo, dónde y con quién parir, eso hace parte de las decisiones de su vida íntima y privada. Pero es también su derecho disponer de toda la  información que le permita no sólo elegir si quiere parir en una institución o en su casa, sino de qué manera enmarcar ese nacimiento domiciliario.

Cuando nos referimos a modelo de atención, básicamente aparecen dos figuras claves a tener en cuenta: por un lado la asistencia profesional idónea, y por otro lado, los protocolos o guías de atención bajo los que se encuadra la práctica obstétrica de estxs profesionales.  Sin asistencia profesional no hay  modelo de atención posible, pero la sola presencia de equipo obstétrico no garantiza la seguridad y el bienestar. Esto se materializará con una práctica obstétrica acorde a los protocolos de atención. Todo esto, enmarcado, incluido y articulado dentro del sistema de salud que rige desde el Estado mismo.

En este sentido, el Parto Planificado en Domicilio se asienta sobre algunos pilares básicos que son los que dan sustento y marco, tanto científico como legal a su seguridad y viabilidad. Los mismos refieren a la experiencia tanto nacional como internacional sobre el tema, con lo cual no son producto de negligencia, comodidad, capricho o moda, justamente todo lo contrario.

Para empezar existen los que se denominan factores determinantes:
Son las condiciones mínimas que hace del parto planificado en domicilio una opción elegible:
  • Tratarse de una decisión libre e informada de la mujer/familia.
  • Tratarse de una mujer sana, transitando un embarazo sano y con un/a bebé sanx. Lo que en obstetricia se llama “bajo riesgo”, es decir, una mujer que no posea patologías previas que afecten el embarazo o puedan implicar complicaciones previsibles en el parto; que durante la gestación no se desarrolle una complicación que pueda afectar el bienestar de la mujer y/o el bebé durante el parto o el posparto inmediato, como por ejemplo diabetes o hipertensión y un/a bebé a término y sano/aLa expectativa de transitar un embarazo/parto/nacimiento en salud es del 80% de los casos (OMS). Y es importante aclarar que pueden existir patologías previas que si no modifican el registro de bajo riesgo obstétrico no suponen un impedimento, de igual forma que pueden aparecer complicaciones durante el embarazo que al ser solventadas no modifiquen este registro como un hematoma al principio del embarazo o placenta previa también al inicio de la gestación.
    Por otro lado, existen casos en los que aún hay controversia, frente a si se encuadran dentro de ese “bajo riesgo” de cara a un parto planificado en domicilio, como pueden ser las cesáreas previas, los embarazos múltiples o los partos en podálica, pero, lo que sí es claro, es que se trata de situaciones donde existe un riesgo aumentado para ciertas complicaciones posibles, lo que no implica una sentencia, ni que se trata de una patología tan solo una ligera predisposición mayor a determinadas complicaciones. Es por ells que es  indispensable que la mujer/familia cuente con información completa y verdadera sobre esta situación y sus implicancias para poder elegir libre y responsablemente.
    En casos donde se presente alguna anomalía dentro del proceso de salud o inclusive patología a resolver, la información y alternativas consensuadas deben formar parte de la decisión de la mujer/familia en su abordaje sin que esto de ninguna manera mine su capacidad de autonomía, responsabilidad y sobre todo sus derechos. En todo caso, las decisiones tomadas serán en el marco de lo conocido como “riesgo aumentado”.
  • Contar con asistencia profesional idónea. Es decir, profesionales de la obstetricia con formación universitaria y su correspondiente matrícula nacional o provincial  que los habilita para asistir. Esto no solo garantiza la formación y prácticas profesionales que el Estado considera como mínimas e indispensables, para todos los profesionales de la salud, más allá del escenario donde desarrollen sus tareas, sino que los habilita como agentes del estado en la responsabilidad de sus actos y en brindar la certificación correspondiente y necesaria a los recién nacidos (por ejemplo en CABA, donde existe un registro nacional de las personas en el cual los profesionales y familias tramitan la documentación correspondiente, DNI).
  • Plan de traslado o derivación a una institución sanitaria en caso de que la mujer y/o el bebé requieran de atención de mayor complejidad. Los casos de derivación son aquellos en los que se detecta una patología o complicación previa al inicio del trabajo de parto que hace inviable la asistencia domiciliaria. Traslados son aquellos que suceden durante el trabajo de parto, parto o posparto inmediato; para estas situaciones, la institución de referencia debe estar a no más de 20 minutos del domicilio de la mujer y se debe contar con auto particular (idealmente del equipo obstétrico) disponible durante el trabajo de parto, parto y posparto inmediato.

Los requisitos básicos.  Están directamente relacionados con las prácticas obstétricas y la asistencia de lxs profesionales de la salud:
  • Asistencia por un equipo obstétrico conformado por al menos 2 profesionales. Y serán también siempre 2 profesionales quienes acudan al domicilio para la atención del trabajo de parto, parto y posparto inmediato. Como todos los ejes planteados, no se trata de un requisito arbitrario y por supuesto su razón de ser está en relación al bienestar y salud de la diada. ¿Cuál es la importancia de contar con 2 profesionales en el domicilio? Por un lado, tener una doble mirada frente a cualquier situación que pueda suceder enriquece el abordaje que se lleva a cabo. Tampoco podemos desconocer que los partos, más cuando son asistidos respetando y favoreciendo la fisiología y los tiempos biológicos, pueden llevar muchas horas e incluso días, con lo cual es indispensable que puedan alternarse para descansar en caso de que así lo requieran. La exigencia física es un factor también a tener en cuenta, como se trata de nacimientos donde la mujer tiene libertad de movimiento es común que muchas veces, sobre todo en el periodo del expulsivo se apoye o “cuelgue” de quienes la asisten. Y por supuesto, ante una situación que se aleja de la normalidad, disponer de una doble lectura y de mayor agilidad en la atención es primordial. Y una vez ocurre el nacimiento es importante contar con un/a profesional disponible para la madre y otrx para el/la bebé. Cabe recordar que más allá del ámbito donde suceda el nacimiento es de absoluto sentido común contar con la cantidad de profesionales disponibles para atender cada una de las instancias necesarias que se desarrollen y esto hace a la responsabilidad y buen accionar del equipo de salud.
    Ser un equipo de más de 2 profesionales también tiene su razón de ser: Los nacimientos cuando se abordan de manera fisiológica suceden cuando la diada está preparada, no cuando le es más conveniente al equipo obstétrico, la organización de la agenda de cada equipo debería tender a reducir las probabilidades de que los nacimientos sucedan en la misma fecha, pero esto no es algo que se pueda controlar con exactitud. Ser más de 2 profesionales da la posibilidad de asistir 2 nacimientos que se superponen. Esto sin contar que los imprevistos existen, nadie quiere que así sea, pero la posibilidad de que unx de lxs profesionales tenga una situación que le imposibilite asistir el nacimiento debe ser prevista, y en esos casos el que sean más de 2 profesionales en el equipo garantiza la atención idónea.
    Contar con un equipo obstétrico favorece la seguridad, el bienestar y la mejor atención posible.
  • Seguimiento obstétrico durante todo el periodo perinatal. El ámbito en el que se planifica un nacimiento, no modifica el seguimiento de la salud del embarazo y los controles pertinentes que deben realizarse desde el embarazo hasta el posparto. Durante la gestación, se debe realizar el seguimiento oportuno y correcto, tal y como marcan las guías de atención nacionales y las recomendaciones internacionales, así como los estudios, laboratorios, ecografías, etc. Todo esto enmarcado dentro de un modelo de atención que asume a la mujer como protagonista, lo que se traduce en que el equipo médico no se limitará a dar indicaciones sino que brindará información a la mujer/familia y herramientas para que puedan elegir. Pero no solamente cuenta lo físico, el aspecto emocional y psicológico juegan un papel fundamental, por ello debe contarse con el tiempo necesario para aclarar dudas y compartir información de manera horizontal. Al menos, una de estas entrevistas se realiza en la casa de la mujer/familia. Este seguimiento es el que permite evaluar paso a paso que el proceso se mantiene en el camino de la salud.
    Durante el trabajo de parto y parto, la labor del equipo obstétrico deberá centrarse en acompañar el proceso desde la atenta observación, favoreciendo y respetando el desarrollo fisiológico, así como la libertad y autonomía de la mujer; interviniendo sólo de ser necesario y siempre con una mujer que con información elige y autoriza. La recepción del recién nacido/a y el seguimiento de su bienestar será realizado también por el equipo obstétrico.

    El acompañamiento posparto también deberá contemplarse, tanto en el posparto inmediato (de al menos dos horas a partir del alumbramiento) como las visitas posteriores para evaluar el bienestar de la mujer y el/la bebé.
    Es responsabilidad de los equipos obstétricos llevar una historia clínica, a la que las mujeres podrán acceder y tener copia de la misma, en caso de así requirlo.
  • Insumos médicos. El equipo obstétrico debe acudir al domicilio de la mujer con los insumos necesarios y adecuados para la correcta atención del parto, la recepción del/a recién nacido/a y el posparto inmediato. Los mismos que se encuentran en una sala de partos de una institución médica, a saber: equipamiento para la recepción y reanimación del/a recién nacido/a, caja de partos, medicación necesaria, entre otros.
  • Buenas prácticas obstétricas. La asistencia deberá estar fundamentada en la medicina basada en evidencia, con perspectiva de género y derechos. Lo que implica, por ejemplo, que sólo se deberá intervenir médicamente en el proceso de ser necesario, siempre con una mujer que con información elige y con el conocimiento de que existen intervenciones que aunque pueden ser médicamente necesarias, están desaconsejadas en la atención domiciliaria (como por ejemplo el uso de oxitocina para inducir y/o conducir el parto).
  • Valoración del domicilio de la mujer/familia. Se consideran requisitos básicos:
1.  Estar a menos de 20 minutos de tiempo de viaje hasta la institución de salud elegida para un posible traslado
2.  Tener acceso adecuado para el ingreso de vehículos.
3.  Tener agua corriente limpia, electricidad y posibilidad de establecer la temperatura ambiente adecuada.
4.  Contar con condiciones de limpieza e higiene.

Otros datos importantes a tener en cuenta:
  • Cantidad de familias que asisten por mes. Al tratarse de un trabajo personalizado el seguimiento del embarazo, la permanencia continua en las horas/días que conlleve el parto/nacimiento y el correcto seguimiento del postparto y puerperio, es posible garantizarlo sólo si se asisten el número de familias acordes a esta responsabilidad. En ese sentido, es importante que las mujeres sepan cuántas familias asiste por mes el equipo que elige y cuales son las razones para determinar esa cantidad.
    En caso de ser un equipo de sólo 2 profesionales, deberán contar con algún profesional externo al equipo (guardia pasiva) a quien recurrir en caso de necesidad.
  • Experiencia. Existe la idea errónea que asistir partos planificados en domicilio es fácil, que se trata de nacimientos en los que “no se hace nada”, lo que puede desembocar en que profesionales sin suficiente experiencia en la atención perinatal decidan dedicarse a asistir partos planificados en domicilio para “ganar experiencia”. Las prácticas asistenciales deben ser realizadas en el marco de residencia y/o en calidad de aprendiz de los equipos con experiencia y trayectoria en la asistencia domiciliaria.
  • Previsibilidad. En caso de que todos o alguno de lxs profesionales del equipo de parto planificado en domicilio realicen guardias en instituciones públicas o privadas es importante que la mujer/familia sepa con la antelación suficiente como el equipo profesional resuelve su presencia y el acompañamiento adecuado en el caso que el trabajo de parto se inicie durante los períodos de dichas guardias, y si ella lo requiere, conocer previamente a los profesionales de reemplazo.

Por supuesto, es responsabilidad de los equipos que asisten parto planificados en domicilio, brindar una atención que responda tanto a los factores determinantes como a los requisitos básicos, pero es deber del Estado, como garante de derechos velar porque todos los nacimientos ocurran en las mejores condiciones. El Parto Planificado en Domicilio existe desde siempre, está contemplado en la ley nacional 17132 y en varias leyes provinciales del ejercicio de la obstetricia, su demanda crece con los años, a pesar de ser la opción minoritaria, cada vez hay más mujeres que lo eligen.

Por tal motivo, el Estado no puede estar ausente de esta realidad, es su labor legislar, regular y velar porque esta práctica se desarrolle de la mejor manera tanto en lo que la asistencia en el domicilio implica como en su posible articulación con las instituciones de salud, garantizando así, a las mujeres su derecho a elegir cómo, dónde y con quién parir.


Nota:  Si planificaste un parto en domicilio en Argentina, haya terminado en casa o no, desde Fortaleza´85 te invitamos a completar la encuesta sobre PPD. Los datos recabados son de vital importancia a la hora de defender nuestros derechos y ampliarlos, tanto para aquellxs que eligen casa como para quienes eligen una institución. Agradecemos difusión! Para completar la encuesta haz click aqui


FORTALEZA'85

Violeta Osorio, Rosana Mazur, Marcia Cortese, Andrea Paz, Bárbara Lorenzo, Francisco Saraceno

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Peligra el Parto Planificado en Domicilio

Ha llegado a nuestro conocimiento que el miércoles 27 de junio, se tratará en la Cámara de Diputados de la Nación (reunión de Asesorxs) un nuevo anteproyecto de ley de las incumbencias de las Licenciadas en Obstetricia. El mismo, como en los anteproyectos anteriores deja fuera de las incumbencias de las mismas la asistencia en domicilio y casas de parto. Un atentado directo contra las mujeres y familias que elegimos este modelo de atención y lxs profesionales (mayoría mujeres) que nos garantizan atención. Es evidente una vez más la carga misógina y machista de quienes legislan en contra de las necesidades y autonomía de las mujeres.
Lxs invitamos a enviar la siguiente carta a lxs diputadxs de las comisiones en las cuales tiene giro este anteproyecto para manifestar su repudio frente al reiterado avasallamiento sobre nuestro derecho a elegir cómo, dónde y con quién parir. Quienes quieran escribir pueden usar el modelo de carta que subimos o redactar una propia , lo que siempre sugerimos…

Un obstetra, una mujer en trabajo de parto y un baile que hacen furor

Desde hace algunas semanas circula por facebook un videodonde un obstetra y una mujer en trabajo de parto bailan juntxs (o eso parece a simple vista) con la mejor intención de ayudar al desarrollo del trabajo de parto. Un vídeo que ha sido viralizado, aplaudido y que ha emocionado a más de unx.
Sin embargo, más allá del hecho de que por supuesto es mucho “mejor” pasar el trabajo de parto bailando que confinada a una cama, no deja de ser el mismo paradigma operando con una lavada de cara. Para detectarlo es tan sencillo como realizar algunas preguntas: ¿Quién es el/la protagonista en esta escena?, ¿quién elige qué movimientos hacer?, ¿quién mira a quién para saber qué hacer y cómo seguir?. Las respuestas están en el video, esta escena se trata del obstetra y lo maravilloso que es; es él quien dirige el baile, quien marca los movimientos y es ella quien lo mira atentamente para seguir un ritmo, un movimiento y un paso que le es marcado desde afuera.

Y sigamos con las preguntas: ¿Cuál es …

El posicionamiento frente al Parto Planificado en Domicilio es una cuestión política

Informe realizado por Andrea Paz y Violeta Osorio
La comunidad médica y científica de Argentina basa su postura frente al parto planificado en domicilio en estudios que han sido rebatidos por considerarse defectuosos, con errores metodológicos y limitaciones que comprometen seriamente su confiabilidad. ¿Por qué, aunque este hecho es conocido dentro de las sociedades científicas, siguen basándose en evidencia refutada?, ¿qué intereses están en juego?
El 25 de febrero del presente año, la Ministra de Salud de Entre Ríos Sonia Velázquez, junto a la presidenta del Colegio de Obstetras y el presidente de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Entre Ríos se pronunciaron en contra del parto planificado en domicilio sosteniendo que triplican los riesgos de complicaciones del binomio maternofetal.
Fuente: https://ahora.com.ar/preocupa-rios-la-practica-partos-domiciliarios-n4140937
(en cursiva las declaraciones de la Ministra y lxs presidentxs del Colegio de Obstetras y la Sociedad de Obstetr…